Seleccionar página

¡Por fin termina el 2020! Este año finaliza en unas horas y comienza las celebraciones para dejarlo atrás. Pero es una nochevieja atípica en lo que a los comportamientos sociales se refiere como lo ha sido desde el 14 de marzo pasado, por eso, que ocurre si en nuestra casa tocan a la puerta y no es un amigo, un familiar, un vecino y si en cambio es la policía. ¿Puede entrar en mi domicilio?

                Para esto hay que tener muy presente que el domicilio es inviolable y por ahora este derecho a la inviolabilidad no ha sido limitado por ninguna de las múltiples normas publicadas cada día en los Boletines Oficiales, tanto el del Reino de España como el de resto de las Comunicadas Autónomas que lo integran, incluidas sus dos ciudades autónomas. El art. 18.2 de la Constitución Española establece que “El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.”

                Por lo tanto, nos encontramos en primer lugar que pueden entrar con  la autorización expresa del titular del domicilio, no de un pariente, ni de su hijo menor de edad, solo el titular que debe identificar previamente la fuerza actuante, es decir, los distintos miembros que la componen  pueden permitirle la entrada.

                En segundo lugar, si no hay consentimiento se debe acudir a la jurisdicción penal y dictar un auto de entrada y registro, este aspecto es mucho más complejo y supone la existencia de una investigación previa, por lo que entendemos no se debe dar en el supuesto que hoy nos atañe, por lo que no entraremos a su análisis.

                En último lugar, podrán entrar a su domicilio en caso de “flagrante delito”. Por lo tanto, los dos elementos básicos que debemos analizar son, la existencia de un delito, y que el mismo sea flagrante. Acudiendo para ello  a lo dispuesto en el artículo 10 del Código Penal, “son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley”. Y las únicas acciones que acarrean penas son las previstas en la misma Ley o las de carácter análogo, pero no las infracciones de normas administrativas.

                Por otro lado, para definir el concepto “flagrante” debemos leer lo que dice la  Ley de Enjuiciamiento Criminal: “se considerará delito flagrante el que se estuviese cometiendo o se acabare de cometer cuando el delincuente sea sorprendido en el acto.”

                En consonancia con lo anterior, no existe actualmente amparo legislativo para la vulneración de un Derecho Fundamental como es la inviolabilidad del domicilio por las actuales normas administrativas de prohibición.

                En cualquier caso, apelamos a la responsabilidad individual, a la sensatez y al sentido común. Que el virus sigue y está entre nosotros. Así que respetemos las normas y disfrutemos de una feliz nochevieja.

                Feliz entrada de año nuevo desde INURRIA ABOGADOS.

                Y ante cualquier vulneración, aquí estamos. Que los derechos están para ejercitarlos no para rogarlos, dejemos de rogar que sigamos siendo libres.

Comparte.